por protervidad

Era una especie, a modo de bestia.
una amor abordado,
invertebrado.
y la ausencia era cualquier modo de contener el espíritu.

 

dormir al espectro del blanquísimo, uno de los abismos algebraicamente más dolorosos;

desprenderse en hebra, hilar la muerte arrastrada desde el cabello.

Pintar de una mancha espeluznante toda la densidad del vapor,

un movimiento tan animal mantiene el silencio de la vergüenza.

 

Un método para suspender el hidrógeno.

Una caricia elemental para que toda fuerza sea lo suficientemente volátil,

alucinar la tormenta cinética,

la traslación rígida de los huesos vegetales que se desprenden con la luz,

mi abuela hace rituales antes de dormir,

 

ahora:

 

hago rituales antes de morir,

me cubro lo ojos para evitar ver tanta belleza, la mejor belleza es la de cubrirse los ojos

en

 

la mitad

 

del  desvanecimiento,

en la cascada de apnea,

una cánula de sangre idiota, una piel riéndose de morir, abriéndose para ella, yéndose de fulgor.

 

Entro situada en el rostro de la asfixia,

al centro de tu pecho,

respiras la urgencia,

respiras la atrocidad de no verte encendido.

 

 

Un vientre maternal es la monstruosidad del grito, la noche en el medio de la luz.

Anuncios