Criatura vegetal, que tejes verde todas las mañanas,

por protervidad

Criatura vegetal, que tejes verde todas las mañanas, que acudes al cementerio lunar de la noche pasada, que recibes como ritual la luz que te alimenta fotosintética y animal entre tus habitaciones anatomicamente puesta en las costillas de dios, un dios femenino, adulterado, homosexual; el espanto de pudor clásico, tu desdén de quinceañera añeja y llorona porque se le pasó la vida vestida de espinas llorando con el cuerpo algo que no supo decir. Vinotinto, pan, agua, ceniza, eso tejes con las manos venales manchadas de amarillo; sales al jardin para ahogar plantas, sales de tu cuerpo para hacer templos de vergüenza ante el espejo, cantas con sollozo de fuego tus plieges blanquísimos.

.el invierno también es rojo.

dios, también olvida.

Ruth Bernhard

Fotografía:  Ruth Bernhard

Anuncios