por protervidad

13

                       Fotografía: Ravelo, W.

a Vega.

Ubicarse en la dulzura de crear templos

a través de sus ojos alucinando la luz que brota

justo detrás de lo que mana,

la vaciedad en el centro de la mesa

el animal en la mitad de la cama,

cubierto y estático por lo inmóvil

esperamos cubrirnos para encender al animal

esperamos ese pliegue blanco, para adherirnos al cuello que ya no será ajeno

lo descubro más humano, más hombre rectilíneo que cruza

desde lo arcado hasta la violencia de tragarse mi desnudez

sin siquiera dejarme la prudencia de escribirme su cuerpo.

El réquiem del animal avivó,

consagró nudos íntimos en la claridad

de traspasarnos el adentro,

desde el filo, desde el “somos”.

 

Anuncios