por protervidad

El tenue desbordarse del mundo, mediante la ventana cristalizada

ese encender el agua desde que acaricia el suelo

también cristalizarla

desde la abertura de su caída, el roce del borde de una nada

(que para mí es el infinito)

¿cómo guardarnos tanta humedad en los cuerpos?

sí la ventana me mantiene separada de la lluvia, el espejo es transparente

y me veo líquida por toda una avenida

me veo sucia y corrida por los brazos más negros del soplo

no logro redimir si el tiempo se condensa en el desgarrarse de las brisas bajas

o sí, se desmesura en la coartada de abrigar la sombra.

 

Hay cadáveres que nunca se pulverizan,

hay líneas que jamás interrumpen su trayecto,

estuve babeando el llanto toda lo noche

ver la lluvia me hizo comprender,

eso somos:  mucha agua, mucha sed.

 

Bill Durgin.3

Fotografía: Bill Durgin.

Anuncios