por protervidad

I

Trasladar la soledad no apertura ni un engranaje de ausencia

                                                                -en lo absoluto-

es hacer nimia esa ruptura, como el espacio entre una pausa y su llanto

adentrar a la infección no es hacer del poema una tumba, 

más bien constela la dimensión de la tierra,

                                        evolucionada hacia el humus.

un poema es humus de nostalgia, espanto y belleza.

 

II

Repito tanto blanco, como una oración que rasguña las paredes, 

                                                 todo cae sobre la metáfora de balas, 

el estómago nombró Kundera también es el alma

se me está retorciendo por la latitud que marco

                          entre tu savia y mis vértebras

hay una sombra violeta que te ahoga la crueldad. 

 

III

el gato postrado en la ventana siempre está en movimiento,

es como si mi instinto de capturar ese movimiento:

se hiciese alternativo, se susurre como una navaja que se desplaza por el viento

yo también hice necesario el cortar el viento

                                                                       hacerlo pálido, 

                     porqué la noche ya no es analgésico 

porqué el nudo en la última estrofa de cualquier canción moribunda,

                                       no puede salvarme la vida. 

 

IV

hay anfibios, tanto como misceláneas dentro de éste nombre;

                                                                     inmovilidad. 

Consiste en fingir la vibración en el momento del espásmo

para aquietar la lágrima.

Las ciencias biológicas aseguran:

“todo organismo vivo posee células”

me pregunto, ¿cuál es la célula del poema?

                         La nostalgia; estoy segura. 

Anuncios