Ég anda.

por protervidad

cuando el soplo de bosque

afiló las botellas y me hice el marco de mi propio yo abrazada al museo.

cuándo el abrazo fetal se convirtió en murmullo

para despilfarrar

el resonar de los que volamos la cabeza

para no soñar con

pá-ja-ros.

Anuncios