por protervidad

a Erarto.
La musa del canto lírico, de las manos vacías, de la sombra de cristal. 

escribo un epitafio:
hay una mujer
que huye al viento
toda vitalidad.,
muda, antigua: su cuerpo
desnudó la espina
para sangrarse la blancura

requiem de sed.
cuando un demonio
calla los tributos
abren el sexo
de la tierra
para hidratar
inválidos:
el silencio

Anuncios