por protervidad

Solariega es la urgencia de vencer los pies

una blasfema escoria enamorará inútil

la hipnosis petrificada, mientras una tumba enloquece

porque sus dóciles vírgenes hirsutas de mármol

 

sondean ahogadas y recias el refugio de la mudez

La impresión se medita en piedad;

se propagan enardecidas en la conmoción

irresisten la noche y el precipicio, como un rayo.

 

¡Oblicuas! humedecen lánguidas la masturbación en sus ojos

 

históricos élitros de ciegas derrotadas y vigorosas,

la borrasca fugaz y miserable de ahogar el diálogo

a la escena prometida: una escápula indescubrible,

migración del movimiento.

*

Fotografía de Heinz Lechner

Fotografía de Heinz Lechner

Anuncios