por protervidad

Quiero olvidar tu voz, enmarcarla entre la sangre verde de las raíces de esas  noches que te respiré en llanto, desnudarte la esencia de la palabra al dejar de nombrarla, cuando me inventé decirme que los puntos después de la palabra del poeta eran míos, se esconde tan suya en una inventiva-dolor pintada a dedos muertos masturbados de sueños.

Amo las últimas horas para preñarme las rodillas de las habitaciones repetidas.

Odio el eco de tu nombre, que ni  abortándome las venas podré extirparlo como un rastro de otoño amnésico.

Y los poetas mienten de pecados y de entregas, y yo me engaño para desmembrarme la herida de extinguirte con un poema, que después de todo termina tan tuyo que huye a tus madrugas para informarme del vacío de extrañarme sin ti.

Anuncios