por protervidad

Y la palabra es endotelioma

Que repite la endogamia de mi nombre.

con  cicatriz de sonido

y eco a las grietas,

del apellido y la tierra.

Me abandono a la fuga del cuerpo, fálica en abandono neurótico, me escapo con un poema, me pierdo tras mi propio nombre, el que olvido con la raíz de los árboles enterrando la sinopsis, el que nace con la historia y que entendemos como la mujer que absorbe su idioma, que huye de un epítome y se trastorna en su propio verso.

Anuncios